Mantenemos cierto respeto para evitar la desintegración del partido

Lo dijo el legislador Pablo Villegas, en referencia a la turbulencia internas que atraviesa el movimiento popular fueguino. Si bien no comparte el accionar del partido en Rio Grande estima que fue legitimado por los afiliados.

211

   “Como dirigentes tenemos que tener la templanza suficiente para evitar que la sangre llegue el rio”, se despachó  Villegas en el inicio de la entrevista que mantuvo con El Primero de La Fila, por FM  La Isla. En ese diálogo, dejó más que claro las fuertes disidencias que hay dentro del MoPoF y cuáles son los sectores que toman las decisiones de mayor peso dentro del partido.

“En Rio Grande la dirigencia del MPF viene legitimada con la mayoría de los afiliados y los que no están de acuerdo tienen que tener las ganas y la decisión personal de enfrentarlos” advirtió el legislador luego de manifestar su entera disconformidad con la decisión de esa dirigencia de reeditar UnirTDF para estas elecciones. Del mismo modo repudio el apoyo de parte del sector de concejal Garramuño, quien prestó su apoyo a la lista de Cambiemos y dijo, “que  se use el apellido Garramuño para apoyar a otro espacio político ha dejado sus heridas”.

No obstante estas apreciaciones, Villegas sostuvo que el sector que comparte con la legisladora Mónica Urquiza también cuenta con la legitimación de los afiliados y sobre todo de aquellos que quieren mantener la identidad del partido. En tal sentido, señaló que se mantendrán avocados a la labor parlamentaria, que es el espacio que la gente les designó con su voto, más allá de no abandonar el trabajo partidario, siempre sobre aquella premisa, la de la identidad propia y pura del Movimiento Popular Fueguino.

Villegas, afirmó que las diferencias internas están bien claras y que han sido manifestadas dentro del seno del partido, más aun, dijo ser partidario de ponerle nombre y apellido a las diferencias, aunque no nombró a nadie. Sin perjuicio de eso, rescató que pese a las controversias expresas, hay un marco de respeto que evita la desintegración del partido y que las tendencias internas no deben condicionar ola forma de pensar de cada dirigente, aunque ello signifique tener menos posibilidades electorales.

Preguntado sobre el escenario que imagina dentro de la legislatura luego de las elecciones, dijo que avizora un “quiebre dentro del oficialismo o más bien la profundización de una grieta”. Asimismo dijo que este proceso eleccionario va a plebiscitar la gestión Bertone y que el resultado tendrá efectos de vital importancia.