Matías Lapadula: lo que hace falta es una reforma tributaria integral

El contador Matías Lapadula brindó su opinión acerca de la reforma tributaria que planea llevar adelante el gobierno nacional luego de octubre.

195

El contador acordó con que es absolutamente necesaria un reforma impositiva en el país, ya que señalo que en Argentina tenemos un sistema totalmente regresivo –quienes menos tienen pagan más- y señaló que la mayor parte de los ingresos son por el IVA, que es un impuesto al consumo y los progresivos como el impuesto a las ganancias son los que menos aportan a la recaudación.

En tal sentido, precisó que esto  viene desde los años noventa, cuando con las reformas que se hicieron se delegó a las provincias servicios como  la educación y de la salud  sin transferirle los recursos correspondientes. Este hecho empeoró la situación fiscal de las provincias y se vieron  obligadas a aumentar la recaudación propia, principalmente a través del impuesto a  los ingresos brutos, “que es el impuesto más distorsivo  y regresivo que hay”, ya que tiene un efecto directo sobre los precios.

 “no hay ninguna duda que desde el punto de vista de la técnica impositiva y desde lo que debería ser un esquema progresivo de los impuestos, el impuesto sobre los ingresos brutos es sumamente distorsivo, lo que sucede es que a las provincias no les ha quedado otra, tenían que tapar ese bache de hacerse cargo de los servicios y por el otro lado el recorte de servicios”, enfatizó el contador.

En ese sentido, sostuvo que durante el gobierno kirchenrista eso se fue resolviendo dando ayuda a las provincias que lo necesitaban, pero tampoco fue una solución, porque dependían de que el gobierno nacional diera o no esa ayuda.  “hoy la situación ha empeorado, porque  Nación cada vez le quita más recursos y las provincias necesitan más ingresos”, dijo Lapadula y agregó,  “además las crisis, como la que estamos viviendo, hacen que las primeras cosas que dejen de pagarse sean ciertos  impuestos municipales, lo que contribuye al desfinanciamiento de los Estados locales. El profesional, explicó que ante el aumento de tarifas y la necesidad de las familias de adecuarse al ajuste, estás priorizan el pago de los servicios, lo que va en detrimento del pago de impuestos municipales por ejemplo, dado que no abonar estos no trae una consecuencia directa.

En ese orden de ideas, sostuvo que en función de eso los estados municipales echan mano a artilugios tributarios, deformando la verdadera naturaleza de algunos tributos como las tasas. Al respecto, aclaró que estas no son impuestos sino contribuciones que se pagan por la prestación de un servicio y que deben tener cierta relación de razonabilidad y equivalencia con el mismo y, sin embargo, se ha dado el caso en la provincia de que los gobiernos utilizan este tributo con fines recaudatorios, distorsionando su sentido y provocando desajuste en la economía de los contribuyentes.

  Luego de dar todas estas precisiones, el contador opinó que una reforma tributaria no es una medida de gobierno que pueda tomarse con ligereza, “primero requiere de una comisión de estudios, de especialistas y un conceso de todos sobre a donde se quiere ir con la reforma, no se trata  de meter una reforma a libro cerrado y ver cuántos votos junto y yo no conozco que se haya llamado a profesionales o académicos para ver si se empieza a estudiar una reforma integral impositiva, esto se viene diciendo hace años pero nunca he visto que se haga”, expresó.

 

Respecto de la posible reforma del régimen de coparticipación, refirió que es casi imposible que se lleve a cabo, ya que a partir de la reforma constitucional de 1994 esta ley debe ser unánimemente aceptada por todas las provincias. Teniendo en cuenta eso y que la intención del gobierno nacional es realizar mayores recortes, no cree que vayan a existir los consensos necesarios para efectuar la modificación.

Para concluir dijo, “el diagnostico lo conocemos todos, el problema es el consenso. Yo no concuerdo con que la carga tributaria en argentina es excesivamente alta, es alta, pero no excesivamente, el problema es que es injusta, es regresiva, tenemos que ir a un sistema progresivo –que pague más el que más tiene-, este es el quid de la cuestión, hay sectores que creen que la reforma es bajar impuestos y ese no es el tema, el tema es que hay que cambiar la estructura, sacar los impuestos distorsivos e ir a un sistema progresivo”.