Diego Navarro: hay ciertos signos de un leve y lento crecimiento

El presidente de la cámara de comercio sostuvo que el peor momento ya pasó y esperan un leve repunte de la actividad.

280

  Según entiende el empresario inmobiliario, la fuerte caída del consumo no  fue solo producto de la pérdida de empleo y el aumento de determinados costos entre los consumidores, sino que había cierta reticencia a gastar el dinero producto de la mala expectativa que generó el contexto económico. Luego de que cesaran los despidos y se pueda hablar de una pequeña estabilidad en este desastroso año y medio de gobierno de Cambiemos, los consumidores empiezan a tener algo más de confianza y esto se traduce en retornar poco a poco al consumo. En ese sentido, Navarro señaló que ya no tienen más caída en el empleo comercial y que hay ciertos signos de un leve y lento crecimiento.

  Navarro manifestó su preocupación por las pocas herramientas que le brinda el gobierno nacional a la reactivación y sostuvo que es imposible que crezca la inversión en un contexto donde la tasa de interés  es alta. Sobre ello, explicó que no solo es caro conseguir crédito, sino que también resulta más rentable hacer negocios financieros que volcarse a la actividad productiva y que si bien este mecanismo tiene como fin quitar dinero circulante para palear la inflación, tiene efectos muy nocivos sobre el empleo, que cae ante la falta de inversión.

  Complementariamente, enfatizó en la necesidad de encarar proyectos que impulsen al sector primario, ya que gran parte de los ingresos de los fueguinos salen de la provincia como dividendos de empresas que abastecen los bienes de ese estrato económico. Es decir, hace falta que haya abastecimiento propio de ciertos bienes como los alimentos, de modo que los supermercados, por ejemplo, no concentren la oferta y se hagan con los ingresos de la población para llevarlos fuera de la provincia, de ese modo, el dinero circulante colaboraría en provocar una mayor actividad de la economía provincial.

  En ese contexto, Navarro se refirió a lo acontecido con la cooperativa Renacer, a la que no se le autorizó el ingreso de insumos importados. “Estamos hablando de importar piezas terminadas cuando se pueden fabricar en Tierra Del Fuego, vivimos de excepciones cuando es una ley del año 72, cuando estamos siendo observados desde el ámbito nacional”, expresó y agregó “así empezamos a tergiversar los procesos productivos y esto no está bien, así serruchamos la 19.640  y cuando le pasa algo a la industria nos pasa a todos”.

Para el comerciante, es peligroso mostrar ante el ojo inquisidor de la Nación que Tierra del Fuego importa materiales que se podrían fabricar en la provincia, ya que eso promueve aquella visión de que en nuestra provincia no se fabrica nada. A la par, entiende que la importación de esos materiales va en detrimento de la mano de obra local y con ello contra el conjunto de la economía provincial.

  «yo creo que estamos encontrando una nivelación, esperemos que no haya ningún cimbronazo que signifique una caída», concluyó.