Colazo habló de empate técnico y se desligó del Kirchnerismo

La candidata a diputada nacional, Laura Colazo, Participó del programa televisivo Mejor Hablar, donde habló sobre las elecciones e hizo fuertes declaraciones sobre su posición política

185

  Luego de introducirse en la entrevista destacando la paz de la jornada electoral y agradecer a los fueguinos por el ejemplo de responsabilidad cívica que representó el desarrollo de los comicios, Laura Colazo pateo el tablero con tres definiciones de grueso calibre. En primer lugar dijo que el resultado de las elecciones fue un empate técnico, ya que posicionó a los tres candidatos (Pérez, Stefani y Colazo) a menos de dos puntos de distancia, con lo que a su entender, la línea de partida de cara a octubre es la misma para todos. Además, señaló que era su primera elección con participación de todo el electorado provincial y en el distrito de Ushuaia es una figura poco conocida, a lo que adosó una autocrítica por la falta de trabajo de campaña en la ciudad capital. Para Colazo eso, lejos de ser una cuestión adversa, es una oportunidad de trabajar más  para poder cooptar ese potencial electorado de cara a octubre.

  En segundo lugar, afirmó enfáticamente que en Tierra del Fuego no se nacionalizó la elección y que la prueba de ello es el resultado, que posicionó con grandes posibilidades a tres frentes y no a dos, como hubiese sido en un escenario polarizado como el nacional. En tal sentido, dijo que los fueguinos quieren diputados que se ocupen de los problemas locales y no que estén envueltos en discusiones de otras latitudes y disparó, “la gente quiere que nos ocupemos de los problemas de acá y no en torno a una fuerza política que tuvo protagonismo a nivel nacional en el pasado”. Con tales afirmaciones, Colazo pateo el tablero y aunque podría haberse  referido a la Cámpora –espacio que integra Martín Pérez- por una cuestión de identificación, a sus dichos no les cabe otra interpretación que la de una ruptura expresa con el Kirchnerismo. Ello no sorprende del todo, teniendo en cuenta que la Gobernadora Bertone ha expresado de un modo u otro su alejamiento del movimiento que conduce Cristina Fernández, pero si deja a las claras que posicionamiento toma la candidata respecto de contexto nacional. A más de eso, Colazo insiste en que le interesan los problemas locales, perdiendo de vista dos cuestiones fundamentales. Por un lado, y aunque suene maravilloso el discurso de la “diputada gestora”, el deber de los diputados nacionales no es procurar recursos para su provincia, de hecho, la constitución les asigna como deber el legislar para la nación, cosa que es diferente con los senadores, quienes si puede recibir instrucciones de sus gobernadores. En tal sentido, Colazo y Bertone erran en cuales son los fines de un diputado nacional y esgrimen el discurso del “interés de la provincia por encima de todo”, cual si se tratara de un país a parte. Por otro lado, es difícil de creer que un diputado –tomando en cuenta que la cámara baja cuenta con 257 miembros- salga a gestionar recursos dentro del congreso para -por ejemplo- grandes obras públicas y lo haga con éxito. Esta postura, más bien, trae implícito el deseo de ejercer una vieja práctica de la política  argentina, aquella en que los gobernadores negocian con el presidente la posición de sus diputados respecto a las leyes del ejecutivo. Tal es así, que fue  profunda la queja que expresó Bertone cuando los diputados Pérez, Carol, Martínez y Rodríguez, se opusieron a leyes como el pago a los buitres, el endeudamiento o las leyes de presupuestos de Macri.

  En este orden de ideas, Colazo comete un error grosero al decir “yo respeto la realidad nacional pero a mí me importan los fueguinos y su futuro”, puesto que el destino de los fueguinos depende en todo de la realidad nacional. Prueba de eso es que un simple decreto en materia impositiva (quita de aranceles a las Notebooks)  se llevó por delante a una empresa electrónica (IFSA) y más de 1500 puestos de trabajo. Además, parece ignorar que el resto del país representa el mercado que sostiene a la industria fueguina y que dependemos del bienestar económico de toda la Argentina para nuestro desarrollo.  Cabe preguntarse, qué piensa hacer Colazo cuando deba alzar su mano en cuestiones que definan el destino de la Nación, pues al parecer ello la tiene sin cuidado.

  Por último, la candidata comete un error que si bien no tiene ningún peso desde el punto de vista político, habla de cierto desconocimiento o desinterés por la actualidad que involucra a la provincia. A pocos minutos de finalizar la entrevista con Guillermo Lacaze, Colazo dijo que si ella hubiese sido diputada  le hubiese pedido a Elisa Carrió una reunión en su despacho para  exigirle que pida disculpas y se retracte de sus dichos y agregó  “es una barbaridad que haya dicho que hay que desintegrarse como provincia”, lo cual nunca dijo Carrió, quien en cambio, se expresó días atrás en referencia al nivel de coparticipación que recibe la provincia. Evidentemente, Se refería al proyecto presentado por universitarios de La Plata para escindir el archipiélago fueguino de los límites de la provincia.