El Gobierno congeló los combustibles por DNU

El Gobierno nacional tomó dos medidas drásticas para frenar la posible suba de los combustibles tras la devaluación, luego del anuncio y tensiones con las empresas. A través de un mismo Decreto, se congeló por 90 días el precio.

27

El Gobierno nacional tomó dos medidas drásticas para frenar la posible suba de los combustibles tras la devaluación, luego del anuncio y tensiones con las empresas. A través de un mismo Decreto, se congeló por 90 días el precio y por el otro, también se congeló el precio del petróleo que venden las empresas en argentina al valor que se convino el 9 de agosto y se liquidará a un dólar de $45,16, es decir 15 pesos menos que el valor real.

En la norma firmada por Macri buscan exigir que las petroleras entreguen todo el crudo necesario y que las expendedoras de combustibles también provean según la demanda y sin restricciones.

Esa medida de triple impacto tiene también consecuencias diversas. Por un lado las empresas deberán obviar la actualización ya acordada, donde se tenía en cuenta el valor del dólar, del petróleo y otras variables para poner un precio a los combustibles. Las petroleras también tendrán congelado el precio. Y hasta las provincias petroleras se verán afectadas y recibirán menos dinero.

La medida es temporal, pero en el horizonte hay un problema ya conocido: el abastecimiento. Hace algunos años, con el precio «planchado», hubo problemas de oferta de combustibles. Largas colas en las estaciones de servicio y problemas para cargar eran frecuentes.

La decisión vuelve a imponer condiciones «locales» para la industria energética. En épocas del kirchnerismo se hizo algo similar cuando escaló el precio del petróleo. Surgió el «barril criollo» que imponía para controlar los precios internos. El problema es que la medida se extendió y se generó desabastecimiento por falta de inversión en exploración petrolera y producción de combustibles.

«Establecer que las entregas de petróleo crudo efectuadas en el mercado local durante los NOVENTA (90) días corridos siguientes a la entrada en vigencia de esta medida deberán ser facturadas y pagadas al precio convenido entre las empresas productoras y refinadoras al día 9 de agosto de 2019, aplicando un tipo de cambio de referencia de cuarenta y cinco pesos con diecinueve centavos por dólar estadounidense ($ 45,19/USD) y un precio de referencia BRENT de cincuenta y nueve dólares por barril (USD 59/bbl)», determina el Decreto.