Ajusticiado por la historia: En Chile quitaron el busto del genocida Méndendez para colocar uno Selk´ Nam

En Chile, donde una ola de protestas ciudadanas recorre todo el país, han sido derribadas las estatuas de Francisco de Aguirre en La Serena, las de Pedro de Valdivia en Temuco y Valdivia y esta semana fue el turno de la de José Menéndez en Punta Arenas. En su lugar se ha colocado el busto de un cazador selk'nam, el pueblo que vio arrebatadas sus tierras por codiciosos terratenientes.

19

  En Chile, donde una ola de protestas ciudadanas recorre todo el país, han sido derribadas las estatuas de Francisco de Aguirre en La Serena, las de Pedro de Valdivia en Temuco y Valdivia y esta semana fue el turno de la de José Menéndez en Punta Arenas. En su lugar se ha colocado el busto de un cazador selk’nam, el pueblo que vio arrebatadas sus tierras por codiciosos terratenientes.

Las imágenes son impactantes, la cabeza de Menendez terminó a los pies del selk’nam del monumento a Magallanes, que el mismo Menéndez mandó construir.

  “José Menéndez, fue un poderoso terrateniente español, que construyó un imperio descomunal en la Patagonia por medio del acaparamiento de tierras, la explotación de sus jornaleros y el genocidio selk’nam, y que se fue a vivir a Argentina en cuanto se hizo lo suficientemente rico”, recuerda escritor José Luis Alonso Marchante, autor del reconocido libro “Menéndez, rey de la Patagonia”.

  La instalación del monumento a Menéndez en la Plaza de Armas de Punta Arenas se realizó  en febrero de 1975 en plena dictadura militar de Pinochet y lo inauguró el gobernador militar Carlos Soto Pellizzari.

  Marchante recordó una carta que en 1909 José Menéndez escribía a su yerno Moritz Braun, preocupado por la excesiva acaparación de tierras que tenían a su nombre y al de sus sociedades.

  “Yo no sé si al fin y al cabo no estamos expuestos (…) a que el día menos pensado las turbas nos apliquen un manteo de padre y señor mío que nos deje arreglados a pueblo”.

  El lunes pasado en la Plaza de Armas de Punta Arenas unos desconocidos echaron abajo la cabeza de Menéndez y hoy en su lugar se ha colocado el busto de un cazador selk’nam, el pueblo que vio arrebatadas sus tierras por estos codiciosos terratenientes. “110 años después los temores del magnate se volvieron realidad”, escribió Marchante.

Autor: Criticasur.com