Movimiento Mujeres en Lucha: Una gesta feminista y Soberana

“Pan, tierra y trabajo; remates al carajo”, la consigna que movilizó a miles de mujeres en el país en la década de los 90’ para detener el despojo de sus tierras por parte de los bancos.

82

En declaraciones a FM La Isla, la activista Lucy Cornelis contó la historia del movimiento Mujeres en lucha, una organización que pese a las persecuciones y la represesión logró mantener sus chacras y seguir produciendo.

Trascribimos aquí la entrevista realizada por Guillermo Lacaze de manera casi textual.

  “El 17 de mayo viene el rematador a mi casa a embargarme todas mis cosas, y esa noche  me acosté y a la noche me dijo una voz, “vos podés”, y esa mañana fui corriendo a la radio de mi pueblo  a contar lo que pasaba. Habíamos comprado un tractor durante la “revolución productiva” y ese tractor nos estaba llevando todos los bienes, la casa, herramientas, animales, todo lo que teníamos».

   «Entonces, cuando hago la comunicación en la radio, muchas mujeres me estaban esperando en la puerta de mi pueblo, Winifreda, La Pampa. Entonces, decidimos ir a otro pueblo (Eduardo Castex) y los maridos no las dejaron ir a las mujeres, fui sola e hice la misma convocatoria: que se estaban llevando todos nuestros bienes la usura financiera, los bancos».

   «De ahí, me fui hasta Santa Rosa y en tres días el teléfono (de su casa) reventaba. Ahí hicimos la primera asamblea, se llenó el salón, todos lloraban, todos perdían todo, se llevaban todo, los animales, las herramientas».

   «Hicimos un petitorio al gobernador de La Pampa, que le pedíamos la suspensión de los remates y un año para pagar, una baja en las tasas de intereses, porque nuestros productos bajaron, mil kilos de de trigo te comprabas un kilo de helado, los insumos subieron, era imposible….»

   «A la semana, el Gobernador Rubén Marín nos dijo que nuestros maridos eran unos inservibles y que vayamos a criar avestruces y hierbas».

   «Nada podíamos hacer, un tractor que valía 30 mil pesos (30 mil dólares) en tres meses pasaba a valer 500 mil dólares, venían para quedarse con nuestros campos. Entonces se enteraron otras mujeres y el 21 de septiembre (de 1995) hicimos el gran movimiento nacional, con 1500 mujeres de todo el país en Santa Rosa, La Pampa.»

    «Desde el momento que nacimos,  dijimos “no vamos a permitir que a ningún chacarero ni a nadie se le quite un pedazo de tierra herramientas casa negocios”, y así nació la primera asamblea con muchas provincias que se acercaron a la pampa para conformar el primer movimiento nacional y empezamos a andar por toda la República pidiéndole a los senadores, gobernadores pero todos hacían caso omiso, todos eran cómplices de lo que venían a hacer. Eran 14 millones de hectáreas que estaban hipotecadas»

   «Cuando vino Bush, ya se las iba a vender Menem, con la reforma del art. 29 de la carta órgánica ya estábamos» (habla de las normas de Winifreda, La Pampa)

   «Mientras tanto, nosotros íbamos parando remates por todas partes. Fuimos golpeadas, fuimos presas, fuimos perseguidas por servicios de inteligencia, pero  ya nos empezaron a conocer de distintas partes del mundo. Vinieron de Francia periodistas, gente de la comunidad Europea. Empezamos a ser conocidas así que matarnos….primero te compran, a ver cuanto querés y correte.»

   La activista, señaló que pararon miles de remates, ya que luego se sumaron casas y otras propiedades ya que “el plan económico era llevarnos a todos a la pobreza extrema”.

   “Esto duró hasta el 2003 o 2004. Una noche fría, entraba Néstor (Kirchner) a la Casa Rosada, nos saludó y nosotros le dijimos: Néstor, no queremos tu saludo, queremos que nos escuches.»

   «Nos escuchó y desde ese momento no hubo más remates en la Argentina. Él salvó la soberanía en la Argentina y pensar… que ironías de la vida, muchos volvieron a hacerse grandes y hoy son los principales opositores a Néstor y Cristina.»

   Lucy, comentó que en aquel momento empezaron a trabajar con Felisa Miceli (presidenta del banco Nación) para sacar toda la morosidad que había, reduciendo las deudas,  les dieron la posibilidad de pagar y “gracias a Dios pudimos salvar la soberanía”.

    Luego, se refirió al conflicto entre el Gobierno y el campo en el 2008 por la resolución 125.  Al respecto señaló,  “yo me quede firme en mi lugar, estuve en todos los medios defendiendo la 125 para apoyar a Cristina (Fernández de Kirchner)  y otras mujeres que habían estado se quedaron del otro lado. Yo les decía ¿cómo pueden estar con la Sociedad Rural, con Coninagro? ahora se dieron cuenta muchas mujeres que se equivocaron en el lugar en el que estaban. Estamos todas juntas festejando 25 años.»

   «Nosotros hoy luchamos porque haya un millón de chacras. Esto va a hacer volver a la gente a la tierra y descomprimir (las villas), porque no puede ser que gran parte de la población Argentina viva en los lugares más pobres, hay que luchar por el cambio, porque no puede ser que 4 mil personas tengan 70 millones de hectáreas y 114 mil personas tengan mil millones (de pesos) de capital.»

   Lucy tiene 74 años, su esposo quedó hemipléjico durante el remate y trabajó como panadera para poder mantenerse en movimiento  y parar los remates. En el 97 fue a México con el movimiento El Barzón y el Movimiento Latinoamericano  y participó del primer foro social mundial en Brasil.

“No fuimos desaparecidas porque ya teníamos un consenso nacional e internacional”, dijo.

   “Tuvimos cinco capitanes de la armada que nos llamaban y nos decían que nos iban a matar a los hijos los nietos” expresó  y comentó que fueron muchas las maniobras enderezadas a amedrentar al movimiento.

   “Hoy pasado el tiempo te digo, fue el modelo económico que querían llevar adelante, te imaginás que si esos 14 millones de hectáreas, las más productivas, estaban en manos de extranjeros iban a manejar también la soberanía alimentaria. Tengo un dolor en el alma por haber perdido a tantas mujeres que silenciosamente nos acompañaban pero soy feliz por haber cumplido con mis convicciones y haber largado el delantal; una madre le da la vida a los hijos pero también tienen que darle futuro a los hijos y nietos de este país, lo mejor que se puede dar es la unión, la dignidad, ser todos iguales, porque nada nos llevamos, por más que tengas todos los capitales al fin nos vamos dejando todo acá».

   Finalmente, Invitó a todos a ver la película “La Dignidad de los Nadies”; “ahí estamos, ahí van a ver como parábamos los remates, como nos golpeaban, como íbamos presas.

  «Las luchas no se dejan, se logran con mas lucha, con empatía con el otro, esta Argentina la vamos a sacar adelante entre todos, sin rencores.»