Deuda externa: Tierra del Fuego deberá sentarse a discutir Plazos

Así lo detalló el economista Martín Kalos, quien sostuvo que la única condición en la que la Provincia podría generar una mejoría sería en los plazos

38

   En declaraciones a FM La Isla, el economista Martín Kalos se refirió a la actualidad económica de la Nación y el actual cuadro de situación de Argentina en relación a su deuda externa.

   En tal sentido, señaló en principio que la negociación se viene dando por carriles privados y lo que se plantea públicamente o los rumores que se hacen circulares hacen a esa negociación  y no deben tomarse como cuestiones definitivas, dado que los medios de comunicación funcionan como mecanismo de presión.

   Kalos señaló que siempre fue optimista respecto de la posibilidad de acuerdo exitosos dado que “técnicamente había un amplio espacio para llegar a un acuerdo y las posturas que arrancaron con 20 puntos de diferencia (de intereses) y hoy estamos hablando de un par de puntos, si hubo voluntad política de llegar hasta acá en la negociación sería muy difícil que no se llegue a un acuerdo”.

   Paralelamente, se refirió al papel de Martín Guzmán como ministro de economía  y dijo que se trata de un cuadro que ha demostrado una gran capacidad para sacar a flote el contexto económico al tiempo que  señaló que se ha ganado la oportunidad de trabajar más allá de la pandemia y la negociación de la deuda.

   Preguntado por las posibilidades de un rebote económico que lleve cierto alivio a todos los sectores, expresó que “el rebote es inevitable, imagínate que el piso es abril, cuando por primera vez en 70 años se produjeron cero autos ¿cómo no va a haber rebote respecto de eso? abril fue un mes históricamente tan malo que rebote va a haber seguro”.  No obstante, Kalos dijo que el punto de discusión no debe pasar por el rebote, sino por un plan económico de recuperación que, a su modo de ver, va más allá de 2022.

   Para el economista se trata de una década perdida, ya que desde 2012 Argentina padece una falta de perspectiva de negocios que se tradujo en estancamiento en principio y luego en la recesión a partir del Gobierno de Macri.

   “Argentina lo que más necesita es que el sector público y el sector privado coordinen sus agendas y avancen y que las sostengan, porque lo otro que tenemos que empezar a evitar es que cada cuatro años se cambie el rumbo con un golpe de timón que nos lleva para un lado o para el otro”, dijo Kalos y señaló que Argentina es en términos relativos cada vez más pobre.  “Nos falta una mirada estratégica de hacia dónde queremos ir”, enfatizó.

   Sobre un posible plazo para que cierre la renegociación de la deuda dijo que dilatarla trae un costo tanto para el país como para los privados dadas las implicancias de la deuda pública en la deuda de los privados. Además señaló que “ahora sí nos corre el reloj para un default porque al no haber paga ayer el Bono Discount que vencía, empezaron a correr los 30 días hasta el 30 de julio para que no  nos puedan pedir un default y el problema es que en estos bonos, con legislación internacional, hay clausulas que hacen que si un bono cae en default  los acreedores de los demás bonos pueden pedir el default de los suyo y se aceleran los pagos” y ejemplificó que en el caso del bono a cien años habría que pagarlos ahora a una tasa de interés que, si bien calificó de digna, es alta.

  En orden paralelo se refirió a las deudas provinciales, sobre lo que expresó que las provincias deberán negociar por su parte, aunque sostuvo que lo que obtenga Nación en la negociación tendrá efectos significativos  en las negociaciones de cada provincia. En tal sentido, dijo que los montos de deuda de las provincias son sumas menores en comparación de las sumas que debe enfrentar Nación en cada vencimiento por lo que no se puede descartar un rescate departe del Gobierno Nacional en caso de que haya complicaciones.  A parte, Kalos dijo que la colocación de Tierra del Fuego fue exitosa en términos de mercado y señaló que el mecanismo de garantía mediante regalías fue atractivo para la plaza financiera.

   Según Kalos, Tierra del Fuego tienen que sentarse a negociar plazos y no otras condiciones ya que los bonos están firmados bajo ley internacional, por lo que en caso de no pagar no solo se pagarían los bonos más sus interés sino también sanciones y honorarios.

  En tal sentido, explicó que la deuda puede tener un sentido positivo si se la aplica a un programa económico y productivo  que permita generar recursos para ir pagando el empréstito.

  “La deuda es una herramienta pero no sirve de nada si no está dentro de un programa económico de crecimiento para la provincia”, cerró.