El Municipio de Río Grande estudia medidas para mitigar el impacto del aislamiento en comerciantes.

Así lo expresó el secretario de Gestión Ciudadana, Gonzalo Ferro, quien además informó que ya se suspendieron por seis meses las ejecuciones fiscales.

85

  En declaraciones a FM La Isla, el secretario de Gestión Ciudadana del municipio de Río Grande, Gonzalo Ferro, volvió a afirmar que “hoy la prioridad es la salud de todos los vecinos” tras ser consultado sobre el impacto económico que las medidas de prevención por Coronavirus están teniendo, sobre todo en los pequeños comerciantes.  En tal sentido, reconoció que “Naturalmente el hecho de restringir la actividad comercial va a generar una situación negativa para los comerciantes y quienes viven del comercio”, aunque sostuvo que ya se implementó el cese de las ejecuciones fiscales (por tributos municipales) por el término de seis meses y anunció que ya el equipo de finanzas de la municipalidad se encuentra trabajando en la elaboración de  posibles medidas que “sirvan para atemperar el impacto negativo que estas medidas de seguridad pueda traer”.

  No obstante Ferro declaro que, “entendemos que es una cuestión que hay que estudiarla y trabajarla de manera coordinada en las tres órbitas del Estado, el Estado Nacional, Provincial y  Municipal”, al tiempo que hizo alusión al estrecho margen de las finanzas municipales para afrontar de manera autónoma ayudas sobre los sectores vulnerables.

  Conteste a ello, el secretario comentó que, en conjunto con la Cámara de comercio de Río Grande, plantearon ante las ministras de Desarrollo Social y Educación de la Provincia-quienes encabezaron ayer la reunión del comité de crisis ampliado- la necesidad de brindar un apoyo a los comerciantes que ante estas medidas ven comprometido su modo de subsistencia.

   Por otra parte, el funcionario señaló que a partir del decreto provincial 468/2020 que restringe la circulación del público y veda la actividad comercial no indispensable, recae sobre el municipio el poder de policía respecto del cumplimiento de la orden por parte de los comerciantes. En tal sentido, dijo  “Vamos a ser muy estrictos desde el municipio de la ciudad con el control que se le va a hacer a los comerciantes porque la salud la vamos a cuidar entre todos, nosotros apelamos a la conciencia social  de los vecinos para que se resguarden en sus en sus casas por estos quince días que dispuso la Provincia y apelamos a la conciencia social de los comerciantes para extremar los controles y, en el caso, cerrar sus puertas hasta que podamos superar esta instancia de riesgo”.

  Finalmente, se refirió al funcionamiento de la administración municipal señalando que el intendente –Martín Pérez- en persona está supervisando cada una de las áreas y que está garantizada la prestación de todos los servicios esenciales; “el resto de los trabajadores han sido desafectados y en función de las necesidad de gestión que tengamos, como puede ser la entrega de módulos, se los irá convocando”, culminó.