Crecen las críticas contra el STJ por la inactividad de poder judicial

El Abogado Francisco Giménez se refirió al estado actual del Poder Judicial de la Provincia y criticó la falta de previsión del Superior Tribunal por no implementar sistemas electrónicos que permitan sortear la cuarentena y seguir brindando el servicio de justicia.

226

  El abogado y dos veces presidente del Colegio Público de Abogados Río Grande, Francisco, Paco, Giménez,  criticó fuertemente la inactividad del Poder Judicial y señaló que ello se debe principalmente a la falta de decisión política por parte del Superior Tribunal de Justicia para modernizar el sistema de modo que no se viera afectado por la cuarentena. En ese sentido, señaló que se trata de un servicio esencial y de una responsabilidad constitucional.

   “La justicia prorrogó hasta el diez de mayo la feria por lo que va a cumplir dos meses de absoluta inactividad;  El servicio de justicia está absolutamente parado y es uno de los pocos poderes judiciales del país que está en esta situación»; «Por el atraso informático y tecnológico que no ha previsto un sistema de expedientes electrónicos que funcionan en gran parte de de resto de las jurisdicciones»; «cuando decimos que el servicio de justicia está parado no solo hablamos de los abogados que no pueden trabajar y cuyo  único sustento es el ejercicio de la abogacía, sino también la gente que tiene un problema, que para ellos es de urgente resolución y la justicia no le da una respuesta” inició Francisco Giménez esta mañana por FM  Del Pueblo.

  Giménez, señaló que siendo  presidente del Colegio de Abogados de Río Grande, planteó en el 2008 que se dé inicio a un trabajo de diseño del sistema judicial acorde a las nuevas tecnologías, siendo desoídos por las autoridades del STJ.

  “Allá por el 2008″; «Plantemos empezar a imitar lo que estaba proyectando la Corte suprema de Mendoza, -que hoy es el paradigma, el ejemplo de expediente electrónico, no existe más el papel en Mendoza-, y nos contestaron que no había dinero”, Dijo Giménez y agregó, “la respuesta nuestra fue unánime: Dra.–por María del Carmen Battaini- No le estamos planteando que esto lo hagamos mañana, sino que empecemos a diseñar y pensar juntos un poder  judicial para dentro de 10 o 15 años.

   “Fíjese que fue en el 2008, pasaron 12 años y si se hubiese hecho ese proyecto, si se hubiese empezado a trabajar en conjunto hoy los abogados podríamos estar todos trabajando y fundamentalmente la ciudadanía podría tener el servicio de justicia y no estaría paralizado”, continuó el letrado y detalló que “Puede parecer simple, pero la gente cuando recurre a un abogado es porque necesita recorrer el poder judicial porque tiene un problema, y un problema judicial en una familia es un problema grave, por más que a lo mejor en el código penal o en código civil sea un pequeño problema en términos objetivos”

   Preguntado por el periodista Rulo Quiroga respecto de que si realmente el Superior de Justicia carecía de dinero como excusó Battaini en ese momento, Giménez fue contundente y enfático al decir, “Probablemente no había dinero en el 2008 pero era un proyecto que teníamos que pensar para dentro de diez años y si vemos dentro de estos doce años el festival de designaciones»; «en donde se nombran empleados que a poco de andar uno se da cuenta de que son novias, hijos, parientes, esposas, tías o sobrinas de algún juez o camarista, si vemos como el STJ está haciendo un edificio monumental en Ushuaia con lo que significa construir en Ushuaia y lo que significa tener un edificio sin ningún tipo de necesidad, si vemos como se han ido duplicando y triplicando  las estructuras judiciales vemos que el dinero existía, era una cuestión de prioridades y de política judicial; Hoy nos agarró a todos esta crisis sanitaria y demostró las falencias.

  “estamos dentro de las peores provincias dentro del sistema de administración de justicia donde aun se cose expedientes; en el poder judicial hay un empleado judicial designado para coser expedientes con hilo y aguja  que le cuesta a la provincia alrededor de cien mil pesos por mes, que trabaja seis horas y tiene dos meses de vacaciones, ¡solo para coser expedientes!”

   Finalmente sostuvo que, “En esto es en donde se ven a los gobernantes, porque el poder judicial es un poder del Estado, es parte del gobierno del Estado;  a través de los años cuando pasan estas crisis podemos decir si tuvimos estadistas a la altura de las circunstancias; la mayoría de las provincias del país tuvieron estadistas que hace diez años empezaron a diseñar un pode judicial que hoy los agarró una emergencia en la mejor de las situaciones  para no abandonar su responsabilidad constitucional de brindar el servicios de justicia”.